Martes 7 de Mayo 2019. Sanar conectando con nuestro niño interior.




"Somos la suma total de nuestras experiencias. Lo cual quiere decir que estamos agobiados por nuestro pasado. Cuando experimentamos tensión o miedo en nuestra vida, si miramos detenidamente, encontraremos que la causa es realmente un recuerdo. Son las emociones que están atadas a esos recuerdos las que nos afectan ahora. El subconsciente, asocia una acción o persona en el presente, con algo que ocurrió en el pasado. Cuando esto ocurre, las emociones se reactivan y se produce la tensión" 
Mornah Simeona (Kahuna "Guardiana del Secreto, Lapa'au "Especialista en sanación")


Como ya hemos hablado en las anteriores reuniones, para tener una autoestima sana, es fundamental incorporar entre otros, estos hábitos saludables: 

El agradecimiento, ser conscientes, valorar y amar todo lo que tenemos. 

La escucha interna, darnos ese tiempo necesario para reconocer y gestionar lo que sentimos, nuestras emociones. Sentir, decidir y elegir lo que realmente deseamos hacer. 

El autoperdón, siendo generosos ante cualquier cosa que hayamos podido hacer, decir. No juzgarnos y concedernos otra oportunidad para mejorar. 

La compasión hacia nosotros mismos, seamos nuestros mejores amigos, inspiradores de nuestra mejor versión

Hoy sumamos el cuidado de nuestro niño interior, ser conscientes de esta parte inconsciente nuestra que tantas veces nos sabotea. Es de vital importancia para nuestro bienestar, para mantener esta sano autocuidado del que nos estamos ocupando.

Cada recuerdo, de cada experiencia vivida, desde el minuto uno de nuestra creación, está grabado como patrón de pensamiento en el reino etérico. Este magnífico grabador es el subconsciente, también llamado e identificado con el "niño interior". 

Como muy bien explica Alejandro Jodorowsky, pocos niños han tenido lo que quieren. Y ¿qué quiere un niño?

1º) Cuando somos niños queremos que nuestros padres nos vean tal y como somos. Si no ven nuestro talento, ese niño dentro de nosotros, luchará toda la vida por ser visto.

2º) Queremos ser amados. Es un mito que todos los padres amen a sus hijos. Depende de las circunstancias. Puede ser simplemente que tuviesen tres hijos y quisiesen una niña y resulta que es otro niño. Que seamos producto de una relación donde no haya amor. Que no tengan economía para tener otro muchacho más...infinidad de causas por las que la llegada de un niño puede no ser una pura felicidad. Ese niño se queda con esa sensación terrible de no ser "merecedor de Amor". Toda la vida, hasta que esto lo hacemos consciente, nos rodeamos de personas que no nos aman.
Ese niño quiere que deseen su existencia... si ellos no me aman, no se van a ocupar de mí...yo voy a morir...nos marca como un "intruso de la vida"

3º) Queremos ser protegidos y sentir seguridad. 

Existe una vergüenza íntima por el abandono/maltrato de nuestros padres, de nuestras heridas. No es fácil reconocerlas, las ignoramos y las damos de lado. Esto genera la soledad de la niña interior, que debe de ser atendida, cuidada, abrazada por nuestro adulto para acabar definitivamente con ellas. Debemos estar en ella, para curarla. Esta es una manera eficaz y amorosa de sanar nuestro pasado.

A través del niño interior podemos nutrir nuestra alma. Simboliza nuestro cordón, nuestra capacidad de entrega y de amor. Podemos cambiar incluso reacciones que tenemos aprendidas del pasado. Nada más y nada menos que nuestra vida emocional.



Tengas la edad que tengas, tenemos en nuestro interior un pequeño niño que necesita amor y aceptación. Tienes dentro un niña vulnerable, que necesita ayuda o un niño que necesita ternura y afecto. Tenemos que visualizarlo, reconocerlo, ocuparnos de él. Decirle que lo amamos, que sentimos lo que ha ocurrido.

El proceso de limpieza de Ho'oponopono es mucho más eficaz y fácil si trabajamos con nuestro niño interior. Es esta parte de nosotros la que guarda las memorias. Así que es través de este niño como manifestamos toda nuestra realidad. 

El niño aún vive dentro de nosotros y nos acompaña toda la vida. En muchos momentos sientes su sensibilidad, su disgusto, su tristeza, su dolor. Su pureza, su sorpresa, su inocencia y su ingenuidad, también. Cada edad que has vivido, cada suceso ocurrido, cada recuerdo está dentro de tu conciencia y de tu memoria

Ese niño guarda todas las impresiones fuertes que nos han afectado. Esas frases que se te han quedado grabadas, las necesidades que no pudieron ser cubiertas, la exigencia que te agobiaba. Esa visión de ti que te limitaba, "Aunque te encante hacerlo, no eres lo suficientemente bueno en esto, dedícate a otra cosa" "Con esta profesión no se gana suficiente dinero" "Para esto no vales"... y tantas otras cosas que te hicieron desistir muchas veces de lo que te hacía verdaderamente feliz.

También tienes grabado el amor que recibiste, los juegos, los momentos entrañables, las excursiones, los viajes, las tardes en el parque, patinar, montar en bicicleta, cuando comenzaste a practicar tu deporte favorito, bañarte en un río, en el mar, saltar las olas...

Todo esto se reproduce hoy. El escenario y los actores han cambiado, pero las emociones sí son las mismas, se repiten una y otra vez. Un grito, una discusión, un insulto...Te hacen volver a rememorar esos sentimientos de aquél momento cuando eras pequeño. También un olor agradable, una caricia, un halago, un abrazo, el sabor de una comida, te llevan automáticamente al hechizo de ese momento que tan felices fuimos. Todo está almacenado, nos produce esa sensación bien de amor, cobijo, seguridad, felicidad, satisfacción... o las experiencias contrarias, ese sentimiento de carencia, de no merecer, de insatisfacción continua.

Para sanar nuestro niño interior es necesario abrazar nuestras heridas, desde el adulto que somos. Ahora somos nosotros su Madre/Padre. Hay que darle confianza, no juzgarle. Estar ahí para él. Aceptarle. Comprender su tristeza, su sentimiento de pérdida, de lo que pudo pasar y no fue. Su frustración, la rabia que acumula por toda la situación vivida. La culpa que siente por todo lo que pasó y por aceptarlo sin más, tal cual surgió... cuando era tan pequeño que no podía haber hecho ninguna otra cosa. Cuando es totalmente inocente. Además de la inmensa soledad que sintió al pasar por todo ello solo.


Vamos a realizar un ejercicio para conectar con nuestro niño/niña interior. Sin expectativas. Le pediremos que nos ayude a sanar, a limpiar esas memorias que hacen que se repitan una y otra vez situaciones que no nos permiten ser felices. 


MEDITACIÓN. Visualización conexión con nuestro niño interior. 

Sentados cómodamente. Con la espalda erguida y los pies firmemente en el suelo. Nos relajamos, cerramos los ojos. 

Vamos a contemplar, a observar, a ocuparnos y sanar la relación más importante en la creación. La relación madre (mente consciente) y nuestro niño interior (subconsciente). 

Hacemos tres respiraciones profundas, a nuestro ritmo, como nos resulte más cómodo, relajamos los pies, tobillos, pantorrillas, rodillas, muslos, cadera, abdomen, pecho, brazos, cuello, cabeza...

Conectamos con una imagen de cuando éramos niños. Si no lo recuerdas, ayúdate de una foto, da igual la edad que tengas...

Visualizas a ese niño frente a ti. Te acercas con mucho cuidado, con mucho Amor. Le saludas, le pides permiso para hablar con él, es la primera vez que te diriges a ella... ¿puedo hablar contigo?

Por fin estoy frente a ti, reconozco tu presencia... "Te reconozco como parte de mí, ahora soy consciente de tu existencia" "Nos Amo"

Le hablamos reconociendo nuestra responsabilidad por todo el dolor que ha padecido...

Por favor, permíteme acariciar tu cabeza. Con mucho cariño le tocas la cabeza y le dices "Lo siento, por favor, perdóname por no haberte reconocido hasta ahora, por haberte ignorado. Por todas esas memorias, recuerdos y pensamientos dolorosos, tristezas, pesares, penalidades, por el dolor padecido, aceptado, permitido, acumulado... que te han causado este sufrimiento, que has almacenado en ti"

Si establecemos una buena relación entre la mente racional (madre) y la mente inconsciente (niño interior) este tomará la iniciativa de limpiar memorias nada más empezar a generarlas...hay que cuidar mucho esta relación. Es muy importante para nuestra paz y nuestra tranquilidad. Si esta relación funciona. Todo lo demás funciona a la perfección.

Podemos hacer que nuestro niño limpie de manera automática. No hace falta imaginar ninguna memoria dolorosa. Visualízate acariciando su cabeza, "Nos Amo" "Por favor, perdóname" sí, he sido descuidada y te he ignorado y manipulado.

"Lo siento, "Perdóname" por no haberme ocupado de ti. Por todas las vidas que he ignorado tu sufrimiento, tu rabia, tu tristeza, tu dolor. "Nos amo" te mereces lo mejor, eres inocente, no lo has podido hacer de otra manera, eras muy pequeña. Confía en mí, estaré siempre contigo, me ocuparé de ti. "Gracias" por formar parte de mí. Por confiar en mí. Por aceptar y darme una oportunidad de mejorar. Así estamos limpiando, borrando y corrigiendo esas memorias dolorosas grabadas. "Suelta y Confía" pidámosle que se libere de esas creencias limitantes, de esos pensamientos recurrentes, de esos recuerdos dolorosos que crean esa realidad que una y otra vez se nos repiten en nuestras vidas. 

Ahora, le pedimos ayuda para un problema, una situación, un dolor o malestar concreto.

Deja ir todas las memorias, los recuerdos, los pensamientos dolorosos que me hacen experimentar esta situación. No sé cuales son las memorias, ni quiero saberlo. Tú si sabes cuales son... Por favor, déjalas ir. Las entregamos, las ofrecemos a la Divinidad. Le pedimos a la Divinidad que por favor, las libere.

Pedimos al niño permiso para abrazarle dulcemente. Gracias por ser parte de mí, Nos amo. Lo siento por todas las memorias acumuladas que has experimentado con dolor y sufrimiento. Lo siento, por favor, perdóname...

Podemos hacer el ejercicio con cada situación que queramos limpiar, borrar, corregir. El problema son las memorias acumuladas... 

Ayúdame a dejar ir todas las memorias que están creando esta situación que me preocupa. Se la ofrecemos a la Divinidad y le pedimos que Libere esos recuerdos dolorosos. No sé cuales son esas memorias y no quiero saber cuales son... las que me han creado esta enfermedad, escasez, preocupaciones materiales, enfrentamientos, peleas, discusiones...

Qué es lo que está pasando en mí que genera este problema...por favor limpia todas las memorias en mí que crean esta situación no deseada. Las entregamos a la Divinidad y le pedimos que las libere y que las transforme en pura Luz.

Permíteme tomar tus hombros, le besas los ojos...te he causado dolor y tristeza, por favor perdóname. Gracias, gracias por estar dispuesto a dejar ir todo este sufrimiento, este dolor, para que tú y yo podamos limpiar estas memorias, desbloquear estas situaciones. Avanzar hacia la unidad, el Amor, hacia La Luz.

Terminamos haciendo 7 respiraciones conscientes.

Este ejercicio lo tenemos que simplificar lo más posible y hacerlo nuestro. Ya hemos tenido esta primera conexión. Ahora comunicarte con él será mucho más sencillo. Lo podemos hacer a cualquier hora del día. Incorporarlo a nuestra rutina...

Una vez acabadas las siete respiraciones, volvemos al momento presente, agradeciendo la experiencia, gracias, gracias, gracias.

Abrimos los ojos Bellos. 


"Para entrar en el reino De Dios, los Hombres deben de transformarse en niños"
Jesús (Mateo 18:3) 




Luz y Amor,

María Luisa Ferrer Arroyo
Red de Ho'oponopono Agartam






















 

Compartir:

Practica Ho'oponopono. Conecta con el momento presente





La práctica de Ho'oponopono nos lleva a la Presencia. Conectamos con nuestra Paz interior. Nos hace enfocarnos en lo que está sucediendo ahora mismo. Aprendemos a disfrutar momento a momento. Sin expectativas. De nuestro día a día, de Sentir el agua de la ducha, su temperatura agradable, ese tiempo contigo. De la Luz del Sol de cada mañana, de la lluvia purificadora/limpiadora. De la mirada de una persona a la que amamos, de la sonrisa de un niño, de un abrazo, de un Feliz día...

Todo es mucho más sencillo de lo que pensamos. Está al alcance de cada uno, dentro de nosotros. Apaguemos la mente, nuestros miedos. Atrevámonos a dar protagonismo a lo que sentimos, encendamos nuestro Corazón, nuestro Hogar, nuestro Fuego, nuestra Fuerza, nuestra Intuición, nuestra Magia.

Ho'oponopono es una meditación activa. Nos provoca esa calma necesaria para ser conscientes de cada situación que se nos presenta. Para abrirnos a experimentarla.

Esta técnica sanadora nos hace bajar el volumen de la voz de nuestro ego, de nuestra mente cotidiana. Nos ayuda a ser más conscientes. A apagar el automático que nos empuja a llevar una vida gris, repleta de repeticiones que ni disfrutamos, ni vivimos, ni elegimos... A tener una mayor Claridad y ReConexión con nuestro Ser, con nuestra capacidad de elección, de decisión, de estar atentos y disfrutar del Aquí y Ahora.

Es sencillo y está al alcance de cualquiera. Con tan solo la repetición de las palabras sanadoras, las que te sean más fáciles. Las que te resuenen más. Las que te surjan...

Por ejemplo, ante algún suceso que necesitamos dar luz, iluminar, poner foco en disfrutar cada paso del Camino, no en el resultado..."Llave de la Luz" "Llave de la Luz" "Llave de la Luz" lo primero detiene ese pensamiento angustioso, repetitivo que nos bloquea. Nos hace regresar de inmediato al momento presente. Nos aporta Calma. Ahora podemos escuchar mejor a nuestro Corazón, a nuestra Intuición. Detiene esa divagación inútil sobre el problema y nos centra en la Solución, en otra cosa distinta, cesa la angustia y la ansiedad.

Otra de las palabras "gatillo" con la que más conecto es "Gracias" "Gracias" "Gracias"... se empieza a repetir de una manera mecánica para que nos saque de ese recuerdo, pensamiento angustioso, memoria dolorosa... actúa muy rápido, los efectos se notan a los pocos minutos de empezar a practicarlo. Tiene un beneficio adicional muy importante, te Conecta directamente con la Vibración más alta, la Frecuencia de los Milagros, las Sincronías, las Señales... la Vibración del Agradecimiento es tan alta como la del Amor.

La Magia que contiene el Ho'oponopono te conecta con tu Ser, con la Divinidad que se encuentra dentro de cada uno de nosotros. Con ese lugar en el que todos somos iguales, Todos somos Todo y somos Uno. Pura Esencia, Amor y Luz.

El Ho'oponopono se basa en que somos 100% responsables de todo lo que nos ocurre. De la reducción de tensión, la resolución de problemas. La liberación absoluta del pasado, del futuro y las benditas expectativas que una y otra vez queremos imponer a la Divinidad, a la Vida, al Universo.

Pedimos a nuestra Divinidad interna, con Amor que nuestros pensamientos, palabras, hechos o acciones sean limpiados, corregidos, borrados. El proceso es acerca de la completa libertad del pasado.

La técnica es muy fácil, sencilla  y poderosa. Se basa simplemente en repetir, primero incluso de manera automática, como un mantra, luego cada vez más conscientemente, con convicción, cualquiera de las palabras "gatillo". Las que más resuenen contigo, las que te sean más fáciles de recordar.

Yo os invitaría incluso a Crear vuestras propias palabras sanadoras personales. En una meditación pedirle a la Divinidad que está dentro de nosotros, nuestro Ser Superior, que nos facilite crear/conectar con ella. Podrías especificar lo que quieres sanar de esa situación que estás viviendo.

Siento que la simple repetición de nuestros nombres completos es una magnífica manera, fácil y rápida de colocarnos en Presente, Conscientes, Conectados con nuestro Centro, disfrutando de cada momento maravilloso.

Conviértete en tu Alquimista, borra esas memorias, recuerdos, pensamientos dolorosos. No me creas, experiméntalo, practícalo, regálate un rato y empieza ahora mismo.

Se trata de nuestra tarea más importante, encontrar nuestra verdadera identidad y nuestro lugar en el universo.

Conforme vayamos sintiendo, conectando más con el Agradecimiento y el Amor, la unificación de todo y de todos, más sanaremos.

Luz y Amor,

María Luisa Ferrer Arroyo
Compartir:

Martes 2 de abril de 2019. Propósito: Autoperdón. La compasión hacia uno mismo.



En el círculo de ho'oponopono es muy importante desde el primer momento, que los que acudamos al evento nos sintamos parte de un todo. De la Red que Somos y del propósito que tenemos. La intención principal es sentirnos cada vez mejor y, a través de ese cambio, mejorar nuestro entorno, nuestro mundo más cercano. El respeto a los integrantes. La confidencialidad de lo que compartimos. Respetar los turnos de palabra. Las normas básicas de convivencia son importantes. Sería fantástico si se puede, que nos coloquemos en círculo. Sin ninguna mesa entre los asistentes. Si no se puede, no hay problema. Es para compartir la energía, unirnos, para mirarnos a los ojos. Conectar con todos los asistentes según vayan llegando es otra clave para que cada uno se sienta reconocido, valorado y que todo fluya con facilidad.

Hoy sumamos a esa Escucha hacia nosotros mismos, la capacidad de Perdonarnos. De ayudarnos a ver ese error como un aviso a navegantes, para no repetirlo. La oportunidad de ver ese mal resultado como la posibilidad de hacerlo distinto, de utilizar otras herramientas, de recorrer otro camino. 

Para tener una autoestima sana, es fundamental incorporar entre otros, estos hábitos saludables: El agradecimiento, la escucha interna, el autoperdón y la compasión hacia nosotros mismos. 

Una vez sentados, dejamos 5 minutos para hacer un repaso rápido a lo que estamos agradecidos en las últimas 24 horas. Además vamos a reflexionar sobre los juicios hacia nosotros mismos con las que nos hemos "sorprendido" a lo largo de hoy. Y las veces que hemos sido capaces de perdonarnos. De todos esos juicios que nos hemos regalado ¿Cuántas veces nos hemos perdonado? ¿Le hemos quitado importancia pensando en que una vez aprendido, lo vamos a hacer mejor y nos hemos dejado de torturar? o por el contrario ¿Hemos mantenido el recuerdo vergonzoso/doloroso en bucle "amargándonos" nosotros solitos muchos momentos de un día que pudo ser maravilloso? 

Dejaremos un tiempo para poner en común los resultados. Unos 10/15 minutos, según el número de asistentes.


Pasado ese tiempo, en nuestro turno, nos presentamos y comentamos el número de cosas que agradecemos. El Agradecimiento va unido directamente a la Prosperidad y a la Abundancia ¿Somos Conscientes, Amamos y Valoramos lo que tenemos, lo Magníficos que Somos? ¿Estamos centrados en lo que tenemos (ojos, boca, piernas, salud, autonomía, techo, una cama donde dormir, agua caliente para ducharnos...) o en lo que nos falta? y muy importante ¿Cada día vamos ampliando y sumando agradecimientos?

En cuanto a los juicios. La cantidad de veces que nos hemos juzgado. ¿Conseguimos escucharnos y nos damos cuenta del daño que nos hacemos en muchos momentos? ¿Hemos notado en qué tipo de juicios nos ensañamos más? ¿En qué materias somos más duros con nosotros? ¿Y más indulgentes?¿Seríamos capaces de decir a otros " Las lindezas" que nos decimos a nosotros?

Y de la capacidad de autoperdonarnos. De todos estos juicios, ¿Nos hemos planteado perdonarnos o simplemente nos hemos "machacado" por la equivocación cometida?¿Cuántas veces nos hemos perdonado sobre la marcha pensando...ya sé que así no lo tengo que hacer, a la próxima lo haré mejor?¿Somos generosos con nosotros, nos perdonamos fácilmente un error o lo recordamos todo el día con el estrés que eso nos genera? ¿Conseguimos conectar con la lección/enseñanza y nos olvidamos?¿Sabemos que esta nueva enseñanza nos llevará hacia otros caminos no transitados que serán mucho mas fructíferos, en los que encontraremos nuevas oportunidades y nuevos compañeros de recorrido y ratos de Vida?

En definitiva, la conclusión de la que queremos ocuparnos es ¿Nos respetamos, cuidamos, tratamos amorosamente? ¿Somos nuestros peores enemigos ó nuestros mejores amigos, inspiradores de nuestra mejor versión?

Es importante que nos acostumbremos a quedarnos con la mirada desde el Amor, de lo que nos ha ocurrido. Es verdad que en ocasiones nos ha salido mal. Somos 100% responsables de lo que nos ha pasado, no culpables. 

Ante ese resultado no deseado/conducta/error. Hay que indagar la razón que nos llevó a actuar, a decidir lo que elegimos. Si hay alguien involucrado, afectado en nuestra actuación, hay que tomar medidas y pedir disculpas. Si hay algo que reparar, hacemos un plan para hacerlo rápido y lo mejor que nos sea posible. Por último, elaboremos una opción/acción nueva para que no nos vuelva a ocurrir.

Es una nueva oportunidad de decidir y cambiar de estrategia. Volver al principio ó aprovechar la nueva perspectiva desde donde estamos ahora.

Ya no somos las mismas personas, hemos avanzado, tenemos más conocimientos adquiridos a lo largo de esta última decisión. No fue acertada, pero nos ayuda a mejorar nuestro plan, analizamos nuestro "desde donde". 

¿Qué sentimientos, emociones albergábamos cuando iniciamos este proyecto? Realmente tiene un fin que mejora nuestra vida y la de los demás? ¿Tiene en cuenta el respeto hacia el otro, la suma hacia la evolución y el crecimiento nuestro y de mi entorno? ¿Nos quedamos siempre con proyectos de nuestros egos que únicamente miran hacia nuestros ombligos, sin preocuparnos siquiera de las personas más cercanas? ¿Tenemos la posibilidad de sumarnos a algo mejor, más grande, que ayude a un proyecto mayor, que beneficie a más gente?

Sea lo que sea lo que hayamos hecho, nos ha traído hasta el momento presente. Procuremos quedarnos con la enseñanza, con la lección aprendida. Con esa mirada desde el Amor y la ternura. Aprendamos a ser nuestros mejores amigos. Los que nos apoyemos a dar el siguiente paso. Los que nos inspiremos para llegar a ser nuestra mejor versión hasta el momento.

La técnica ancestral sanadora de Ho’oponopono es de gran ayuda para aquietar la mente. Para sentirnos mejor. Nos aporta paz en nuestro día a día. nos conecta directamente con el "Ahora". Nos lleva a estar en presente/Presencia, Conscientes.

Borramos, limpiamos, corregimos esas memorias dolorosas, los pensamientos erróneos, esas creencias limitantes que nos hacen crear una y otra vez las mismas preocupaciones/situaciones adversas que se nos repiten.

Es fundamental para parar los miles de pensamientos de nuestra mente concreta, la cotidiana, la que se ocupa de llevar el control automático de nuestras acciones. Que en muchas ocasiones nos vuelve locos, no nos deja descansar, ni tener un momento de respiro.

Practicando Ho’oponopono acallamos la voz del ego, le bajamos el volumen, nos tranquiliza, nos envuelve una sensación de Calma, de Bienestar.

Es una meditación activa. Fácil de compatibilizar con un paseo, con cualquier actividad que no requiera una atención al 100%. Además eleva nuestra vibración, nuestra frecuencia. Hace que conectemos con esa parte de nosotros que sí sabe lo que queremos, sabe qué es lo mejor para nosotros, con nuestra divinidad.

Para ser Conscientes, estar atentos a todas las señales que nos aparecen en nuestro día a día. Escuchando nuestra voz interior, a nuestro corazón. Para desarrollar y seguir nuestra intuición. Favorece el contacto con nuestra Esencia, la observación y autoindagación.

Lo mejor es que los resultados se ven rápidamente. En el momento que asumimos nuestra responsabilidad al 100% somos capaces de cambiar la situación. Confiamos en nuestra divinidad para resolver y ofrecernos los mejores resultados. Confiamos en nosotros y en la vida. Entregamos nuestras preocupaciones sabiendo que lo perfecto y correcto es exactamente lo que pasará.

La práctica se hace con la palabra/las palabras que mejor nos representen y nos sean más fáciles, las que elijamos, que nos resuenen, pueden ser las ya conocidas o las que nos lleguen. Puedes crear tu propia palabra de limpieza. La que te haga conectar más rápido contigo y desconectar mas rápido con los pensamientos que tantas veces nos bloquean y no nos permiten dar el siguiente paso.

Borramos, corregimos esos pensamientos que solo se limitan a mirar hacia atrás... un ayer que ya pasó, que ya no existe y desde el cual no hay ningún arreglo posible.

Ho'oponopono te hace y facilita salir a la gran avenida, a observar el universo infinito de posibilidades. Te acompaña a salir del túnel, a recorrer nuevos caminos, a abrir puertas, te aleja de esa visión desde el agujero de la cerradura, tan limitada, como cuando intentamos salir una y otra vez a otra dirección desde una calle ciega/cortada...

Borramos memorias y creencias dolorosas que nos bloquean y nos impiden avanzar. Sin tener que perder tiempo buscando, encontrando y conociendo cuales son estos recuerdos. Sabiendo que somos 100% responsables de su creación, las entregamos a la Divinidad, que está dentro de nosotros. Las transformamos en pura Luz. Así, conectamos más fácilmente con nuestra esencia, el Amor que somos.

Meditación "Divinidad, borra en mi lo que está causando está situación"

Lo siento, perdón, gracias, te amo. "Gracias por borrar en mí las creencias y memorias que causan que mi mente ego se apodere del control de mi realidad" Gracias, Gracias, Gracias. Activamos la energía del Universo. Puedes sanar tu alma y eliminar el resentimiento, las enfermedades, la ira. Acceder al perdón sólo aceptando que eres tú el creador de todo lo que te sucede y por lo tanto puedes borrarlo, descrearlo, anularlo entonando estas palabras sanadoras, las que tú elijas y quieras. Llave de la luz (3 veces) Ponemos Luz allí donde ha surgido la oscuridad. Mentalmente repite e imagina que enciendes una llave de la luz, y que se ilumina una habitación, así estamos enciendo una luz para uno y para todos. Verde esmeralda (3 veces)

Se repite tres veces para sanar más rápido.

Azul índigo (3 veces)

Sirve terapéuticamente en casos de mejora de salud.
Estimula la imaginación y la intuición. También es un fuerte sedante. Es una mezcla de rojo caliente y azul frío. Da resistencia ósea o muscular. Estimula y fortalece el sistema inmunológico.

Gotas de Rocío (3 veces)

Junto a Azul índigo limpia las memorias y creencias erróneas que han creado una enfermedad. Es de origen Alquímico. Es el trabajo de la búsqueda del oro, "Nuestro Oro".
Sirve para limpiar las memorias que existen en nosotros y que compartimos con las personas que se encuentran a nuestro lado. Creencias que se reproducen una y otra vez, en hechos, circunstancias y dolores que ya no deseamos vivir. La paz del yo La paz esté contigo, toda mi paz. La paz que es "yo", la paz que es el "yo soy". La paz por siempre y para siempre, ahora y para la eternidad. Mi paz te doy a ti, mi paz te dejo a ti. No la paz del mundo, solo mi paz. La paz del "yo". Borra aquellas memorias que nos impiden tener paz interior. Para abrir o cerrar el día, abrir ó cerrar cualquier reunión.

Llovizna (3 veces)

Sirve para limpiar, borrar las programaciones de dinero, memorias de carencia y recuperar la Confianza, la Certeza de que todo aquello que deseamos ya ha sido enviado. El suministro de nuestra provisión está asegurado.
Suelto y confío (3 veces) "Gracias Divinidad por sanar mi percepción sobre esta situación, relación, asunto y hacerme verla desde los ojos del Amor, para que sane mi mente" Desapego de cualquier resultado o expectativa. Lo entregas a la Divinidad. "Divino Creador, padre, madre, hijo todos como Uno. Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados te hemos ofendido, a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras, hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente, nosotros pedimos tu perdón. Humildemente pedimos tu perdón. Deja que esto limpie, purifique, libere, corte todos las memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas, y transmuta estas energías indeseables en pura luz. Así se hará. Así está hecho.
Morrnah Simeona. Lo siento. Perdóname. Te Amo. Gracias Ahora repite las palabras que más resuenen contigo, déjate fluir, repite mentalmente las palabras que sientas. Cuando se inicia la incorporación del Ho’oponopono en nuestra vida, los problemas recurrentes van desapareciendo. Abrimos las puertas al Amor Divino para que fluya a través nuestro. Tomamos una respiración profunda y notamos como volvemos a conectar con el Aquí y el Ahora. Agradecemos la experiencia. Gracias, Gracias, Gracias

Luz y Amor.

María Luisa Ferrer Arroyo
Coordinadora Red de Ho'oponopono Agartam
Compartir:

Ho’oponopono.- Su origen y la magia que le rodea



¿Tienen el mismo origen el Espíritu Aloha y el Ho'oponopono?

Hay personas que defienden la unión, el tronco común de los dos. Aunque tengan ramas y recorridos distintos. Y sin embargo otros hablan de sus diferencias...

Las palabras tiene un gran poder.
Aloha es el Espíritu/la Ley en Hawaii

AloHa!!!
"Estar en la Presencia del Divino"
"La Presencia de la Respiración, del Aliento Divino"
Reconoces al Otro el Amor que Es, que Sois, que Somos.

También significa "Hola" "Adiós" "Amor" "Afecto"

Los orígenes del espíritu Aloha están profundamente arraigados a la cultura nativa hawaiana, a los sacerdotes chamanes Kahunas. Surgió de la necesidad de vivir en paz. De trabajar unidos en armonía con la tierra, del respeto de sus creencias. Su significado va mucho más allá que cualquiera de todas sus definiciones. 

Es una manera de vivir, en armonía. De respeto y trato a los otros. Empiezas por amarte a ti para luego amar a los demás. Es el equilibrio entre dar y recibir buenas vibraciones, energía positiva.

Tener la honestidad de compartir tus sentimientos y emociones.

Por otro lado, Ho'oponopono significa "Enmendar" "Corregir un error".

En cuanto al orígen del Ho'oponopono, técnica de sanación ancestral, está asociado también a la cultura nativa de Hawaii. Aunque defienden que procede de otras galaxias. Viene del Amor. "Mi experiencia con Ho’oponopono" Mabel Katz.

Es un método de resolución de problemas. Se basa en la Reconciliación y el Perdón.
Su objetivo es traer paz y equilibrio de manera simple y efectiva.

Mediante una limpieza física y mental. A través de un proceso de sanación, de autoperdón. La reconciliación con nuestra propia historia. Borramos, corregimos y sanamos nuestros recuerdos y  memorias dolorosas. Los pensamientos erróneos y las creencias limitantes.

En un principio para practicar Ho’oponopono era necesario la presencia de toda la familia del enfermo. Había que sanar a cada uno de sus miembros. Se necesitaba esa suma de energías. Su práctica resultaba mucho más difícil.

Mornah Nalamaku Simeona unió esta técnica del perdón tradicional hawaiana, Ho'oponopono a la religión cristiana (un creador divino), a las filosofías hindúes y chinas.

Facilitó su práctica, para que fuese un ejercicio individual, personal. Una responsabilidad en primera persona. Somos nosotros los que tenemos que tomar las riendas, practicar, tomar acción. Hacernos responsables de todo lo que nos pasa. Como CoCreadores, somos responsables de todo lo que ocurre a nuestro alrededor. De nuestra realidad más cercana.

En varias entrevistas declaró "Debemos darnos cuenta del verdadero Ser, ir más allá para acceder al conocimiento de nuestra propia divinidad" "Somos la suma total de nuestras experiencias, nuestros miedos, son recuerdos del pasado y las emociones están ligadas a estas memorias"

El ho'oponopono se basa en la liberación absoluta del pasado, usando el perdón y el Amor.

La técnica es muy fácil, sencilla  y poderosa. Se basa simplemente en repetir conscientemente, con convicción, cualquiera de las palabras gatillo. Las que más resuenen contigo, las que te sean más fáciles de recordar.

Lo siento, perdóname, gracias, te amo
Gracias
Llave de la Luz
Fuente perfecta
Llovizna
Colibrí
Índigo
La Paz del Yo
Suelto y Confío
Verde esmeralda
Goma de borrar
Papel para moscas
Yo soy el yo
Azul hielo...


Oración

"Divino Creador, Padre, Madre, Hijo como UNO: si yo (nosotros) .... (aquí dices tu nombre completo), mi (nuestra) familia, parientes y antepasados te han ofendido a ti, (dices el nombre de las persona/s con quien quieres hacer el proceso de sanación), a tu familia, parientes y antepasados, en pensamientos, palabras y acciones, desde el inicio de la creación hasta el presente, con humildad yo (nosotros) pido el perdón de todos mis (nuestros) errores, resentimientos, culpas, odios, heridas, traumas ó dolor, ofensas, bloqueos, etc...que he (hemos) creado y acumulado desde el principio de la creación hasta nuestros días, por favor perdóname.

Permite que esto limpie, purifique y me (nos)libere, al ofensor y al ofendido de la esclavitud espiritual, mental, material, financiera y kármica. Borra de nuestro banco de memoria, de nuestras , mentes y de nuestras vidas, todo lo no deseado, todas las memorias negativas y bloqueos que nos unen, nos atan y nos atormentan. Corta definitivamente, separa, desvincula y libera esos recuerdos, bloqueos ataduras no deseados"

Mornah Nalamaku Simeaona

 Gracias, Gracias, Gracias.

Amor y Luz.


María Luisa Ferrer Arroyo
Coordinadora Red Ho'oponopono Agartam


















Compartir:
5 de Marzo 2019
Propósito: Escucha interna. La compasión hacia uno mismo.
Red de Ho’oponopono Agartam





En el círculo de ho'oponopono es muy importante desde el primer momento, que los que acudamos al evento nos sintamos parte de un todo. De la Red que Somos y del propósito que tenemos.

La intención principal es sentirnos cada vez mejor y, a través de ese cambio, mejorar nuestro entorno, nuestro mundo más cercano.

El respeto a los integrantes. La confidencialidad de lo que compartimos. Respetar los turnos de palabra. Las normas básicas de convivencia son importantes.

Sería fantástico si se puede, que nos coloquemos en círculo. Sin ninguna mesa entre los asistentes. Si no se puede, no hay problema. Es para compartir la energía, unirnos, para mirarnos a los ojos.

Conectar con todos los asistentes según vayan llegando es otra clave para que cada uno se sienta reconocido, valorado y que todo fluya con facilidad.

Hoy estamos aquí para incorporar a nuestros hábitos uno fundamental,
comenzar a escucharnos. Ser conscientes de cómo nos tratamos y nos hablamos. Paso imprescindible para empezar a respetarnos, a amarnos. 

Aprenderemos a ser conscientes de las acciones y los juicios hacia nosotros que nos "regalamos" cada día ante el menor despiste/error. Para evitarlos, borrarlos, corregirlos, cambiarlos, erradicarlos en la medida que nos sea posible.

Una vez sentados, dejamos 5 minutos para hacer un repaso rápido a lo que estamos agradecidos en las últimas 24 horas. Hoy además vamos a reflexionar sobre los juicios hacia nosotros mismos con las que nos hemos "sorprendido" a lo largo de hoy. Pasado ese tiempo, en nuestro turno, nos presentamos y comentamos el motivo y el número de cosas que agradecemos y la cantidad de veces que recordamos nos hemos juzgado.

Dejaremos un tiempo para poner en común los resultados. Unos 10/15 minutos, según el número de asistentes ¿Somos Conscientes, Amamos y Valoramos lo que tenemos, la Maravilla que Somos? ¿Estamos centrados en lo que tenemos o en lo que nos falta? ¿Vamos ampliando y sumando agradecimientos? 

En cuanto a los juicios ¿Nos escuchamos y nos damos cuenta del daño que nos hacemos en muchos momentos? ¿Somos generosos con nosotros, nos perdonamos fácilmente un error ó lo estamos recordando haciéndonos daño todo el día? ¿Somos nuestros peores enemigos ó nuestros mejores amigos, inspiradores de nuestra mejor versión? ¿Nos respetamos, cuidamos, tratamos amorosamente? ¿Pensamos que la próxima vez lo haremos bien y nos olvidamos del error

La mente concreta, la que se encarga de lo cotidiano, escucha de forma limitada y hace sus propias interpretaciones. Muchas veces incluso no escucha, está en automático. Está distraída, ocupada, pensando, comparando, compitiendo, enjuiciando...

La técnica ancestral de Ho’oponopono es de gran ayuda para aquietar la mente.

Ho’oponopono es sanador, una herramienta limpiadora magnífica cuando caemos una y otra vez en estos juicios, en estas comparaciones y este afán de competir que nos hacen infelices. Practicando, acallamos la voz del ego, le bajamos el volumen, nos tranquiliza, nos envuelve una sensación de bienestar, de paz interior.

Siendo contantes, comenzamos a escuchar nuestra voz interior, nuestra intuición. A reconocernos, a decidir desde nuestro corazón y no desde nuestra mente que nos limita en tantas ocasiones. Además elevamos nuestra vibración, nuestra frecuencia.

La práctica consciente del Ho’oponopono nos trae automáticamente al presente, al "Aquí y Ahora". Con la palabra/palabras que mejor nos representen y nos sean fáciles, las que elijamos.

Gracias, llave de la luz, índigo, fuente perfecta, llovizna, gotas de rocío...

Borramos memorias y creencias dolorosas que nos bloquean y nos impiden avanzar. Sin tener que perder tiempo buscando, encontrando y conociendo cuales son estos recuerdos, los sanamos rápido y fácilmente. 

Sabiendo que lo que vivimos en nuestra realidad, está en nuestro interior. Que es una prueba, la respuesta a nuestros pensamientos y a las memorias erróneas que todos tenemos. Que somos 100% responsables de su creación. Confiamos y, la entregamos a la Divinidad, que está dentro de nosotros. Las transformamos en pura Luz. Conectamos más fácilmente con nuestra esencia, el Amor que somos

Nosotros somos los que tenemos que hacerlo/practicarlo. Somos los que podemos cambiar y borrar estas memorias. Repitiendo estas palabras dulces y sanadoras, borramos en nosotros y se borra en todos. Al cambiar nosotros, todo y todos cambian.

Es un proceso interior. Hay que saber limpiar, dedicarle un tiempo a la práctica. Mientras caminas, esperando al autobús, el metro. Cuando estás en un atasco. Al hacer los quehaceres diarios, cocinando, paseando al perro. Al notar en ti los beneficios, cada vez lo harás más tiempo y más veces a lo largo del día. Cuando estás realizando cualquier labor que no requiera el 100% de atención, lo puedes introducir, hasta que de ello hagas un hábito.

Ante la más mínima provocación, cuando te encuentras con una pelea, con una situación que te moleste, estrese. 

Sabiendo que no existe nada "realmente" ahí fuera, todo está dentro de nosotros y de nuestras memorias/recuerdos/pensamientos/creencias. Elige tu palabra, tus palabras y comienza hoy mismo. Es fácil, es rápido y efectivo. Prueba. Date esa oportunidad.

"Limpia, borra, borra y encuentra tu propia Paz.
 ¿Dónde? 
Dentro de ti"
Morrnah Simeona

Meditación "Divinidad, borra en mi lo que está causando está situación"

Lo siento, perdón, gracias, te amo. "Gracias por borrar en mí las creencias y memorias que causan que mi mente ego se apodere del control de mi realidad" Gracias, Gracias, Gracias. Activamos la energía del Universo. Puedes sanar tu alma y eliminar el resentimiento, las enfermedades, la ira. Acceder al perdón sólo aceptando que eres tú el creador de todo lo que te sucede y por lo tanto puedes borrarlo, descrearlo, anularlo entonando estas dulces palabras sanadoras. Llave de la luz (9 veces) Ponemos Luz allí donde ha surgido la oscuridad. Mentalmente repite e imagina que enciendes una llave de la luz, y que se ilumina una habitación, así estamos enciendo una luz para uno y para todos. Azul índigo (9 veces)

Sirve terapéuticamente en casos de mejora de salud.
Estimula la imaginación y la intuición. También es un fuerte sedante. Es una mezcla de rojo caliente y azul frío. Da resistencia ósea o muscular. Estimula y fortalece el sistema inmunológico.

Gotas de Rocío (9 veces)

Junto a Azul índigo limpia las memorias y creencias erróneas que han creado una enfermedad. Es de origen Alquímico. Es el trabajo de la búsqueda del oro, "Nuestro Oro".
Sirve para limpiar las memorias que existen en nosotros y que compartimos con las personas que se encuentran a nuestro lado. Creencias que se reproducen una y otra vez, en hechos, circunstancias y dolores que ya no deseamos vivir. La paz del yo (9 veces) La paz esté contigo, toda mi paz. La paz que es "yo", la paz que es el "yo soy". La paz por siempre y para siempre, ahora y para la eternidad. Mi paz te doy a ti, mi paz te dejo a ti. No la paz del mundo, solo mi paz. La paz del "yo". Borra aquellas memorias que nos impiden tener paz interior. Para cerrar el día, abrir ó cerrar una reunión, en las comidas y otros eventos. Suelto y confío (9 veces) "Gracias Divinidad por sanar mi percepción sobre esta situación, relación, asunto y hacerme verla desde los ojos del Amor, para que sane mi mente" Desapego de cualquier resultado o expectativa. Lo entregas a la Divinidad. "Divino Creador, padre, madre, hijo todos como Uno. Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados te hemos ofendido, a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras, hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente, nosotros pedimos tu perdón. Humildemente pedimos tu perdón. Deja que esto limpie, purifique, libere, corte todos las memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas, y transmuta estas energías indeseables en pura luz. Así se hará. Así está hecho.
Morrnah Simeona. Lo siento. Perdóname. Te Amo. Gracias Ahora repite las palabras que más resuenen contigo, déjate fluir, repite mentalmente las palabras que sientas. Cuando se inicia la incorporación del Ho’oponopono en nuestra vida, los problemas recurrentes van desapareciendo. Abrimos las puertas al Amor Divino para que fluya a través nuestro. Tomamos una respiración profunda y notamos como volvemos a conectar con el Aquí y el Ahora. Agradecemos la experiencia. Gracias, Gracias, Gracias

Aloha!!! Amar es estar feliz.


Compartir:

Convocatorias Anteriores